parallax background

El queso y el vino

4053714843_c84a5a6767_o
Sassicaia, Ornellaia, Masseto, Tingnanello…Grandes Super Tuscan
agosto 25, 2016
5315049407_65640a5122_o
La Champaña
agosto 25, 2016
 

El queso es un alimento complejo, con aromas muy intensos y con frecuencia picantes, sabores que van desde suaves y delicados hasta complejos y fuertes. Por estas razones, el maridaje con el queso no es siempre  fácil debido también a la amplia variedad disponible en los diferentes países en los que se produce.

Desde el punto de vista de la alimentación, el queso es rico en proteínas, grasas y sales minerales, presente en cantidades bastante variable dependiendo del tipo. Desde el punto de vista organoléptico, el queso es un alimento bastante invasivo y por lo tanto requiere el empatar el vino con la adecuada y equitativa consistencia.

Es decir si tenemos un queso muy aromático se requiere igualmente un vino aromático, un queso con sabores intensos y una larga persistencia, requiere un vino con sabores intensos y muy persistente.

Los quesos frescos, donde es apreciable una cierta acidez – como el queso asadero o panela- están perfectamente sincronizados con muchos vinos blancos y rosados.

En resumen, cuanto mayor sea la estructura del queso – representado por la dureza de la masa y el envejecimiento, más cuerpo debe tener el vino.

A continuación presentamos algunas sugerencias de como maridar algunos quesos incluyendo quesos mexicanos:  

Quesos frescos

Cuando decimos frescos hablamos de queso fresco tradicional, panela o asadero. Son de aromas agrios, húmedos y de textura untuosa. Maridan maravillosamente con un buen Torrontés argentino, un Albariño Rias Baixas o un Chardonnay joven. En general con vinos blancos jóvenes afrutados o vinos rosados.

Queso de cabra

Ideal para maridarlo a vinos blancos pero con buena estructura como un Chardonnay o un Sauvignon Blanc,  un Verdejo de Rueda, o un Pinot Grigio italiano, mejor aún si éstos son de estructura media a alta.

Queso Brie

Un queso blanco enmohecido de cáscara blanca comestible. Ideal para acompáñalo con un Shiraz, Cabernet Franc o Malbec, vinos de medio cuerpo.

Queso Gouda

Marida exquisitamente con un Merlot o Malbec de media potencia.

Queso Manchego:

Marida con vinos tintos de buena estructura como los Cabernet, Tempranillo o vinos hechos a base de mezcla de cepas como Cabernet Sauvignon y Merlot.

Queso Azules

Por su intensidad aromática y persistencia gusto olfativa, maridan con vinos dulces como cosechas tardías o botritizados, como un Icewine, Sauterne o Passitos.

Queso Parmesano

Nada mejor que un vino robusto e importante como un Amarone della Valpolicella, un Barolo o bien un buen vino de la Borgoña.

Pudiéramos mencionar muchos más tipos de queso, pero si nos atenemos a la regla de que los quesos suaves, maridan mejor con vinos blancos secos, rosados, espumosos y vinos tintos ligeros podemos jugar con infinidad de cepas y combinaciones que existen en el mercado.

Los quesos fuertes  maridan por lo general con vinos tintos con cuerpo y vinos dulces como lo mencionamos anteriormente en los quesos dulces.

Ahora si a disfrutar una buena copa de vino con el queso de su elección.

Saludos

Marisa García Ruiz

Sommelier

"Es sinónimo de vinos de prestigio suntuoso, refinado, nacido para ser envejecido con elegancia y desafiar los años...”